Inocencia

Algunos no podemos dejar de ser como los niños. Seguimos jugando como entonces, y hasta cuando trabajamos con responsabilidad y compromiso, lo hacemos desde el disfrute confiado de las criaturas.

La inocencia tiene varias vías.

En el nivel personal, la inocencia nos permite SER, expresarnos espontaneamente, sin máscaras, sin disfraces, sin cuidar una «imagen», sin creernos el rol de personas importantes, fascinados con el asombro cotidiano, curiosos, actuando desde lo que dicta el
corazón cada día y no desde los mandatos.

La inocencia puede expresarse también en nuestras interacciones con los otros. En lugar de marcar diferencias, límites, absurdas clasificaciones y categorías sociales, reconocer que todos tenemos un lugar en el círculo, incluso aquellos que nos parecen tan opuestos a nosotros en opinión o en elección de vida.

Finalmente, hay una inocencia en el plano espiritual, que se expresa en dejarse conducir por el Gran Espíritu como quien camina de la mano de un abuelito sabio y amoroso por las calles de su barrio. No existen los fracasos o los accidentes, existe un Orden Misterioso cuyo diseño no conocemos en su totalidad. Aunque no lo veamos en el momento de la crisis, el propósito superior de este Orden es que alcancemos nuestro mayor crecimiento, nuestra mas completa felicidad, nuestra libertad total.

Mis conceptos pueden sonar a utopía, si… pero siento que son buena medicina.

Porque creo que en este planeta solo sobreviviremos si somos capaces de reformular nuestra convivencia desde un lugar de inocencia, siendo nosotros mismos, creyendo en nuestra luz, confiando en la corriente del Universo; pero, sobre todo, cambiando nuestras actitudes hacia los demás. En sociedades donde, cuando alguien opina diferente a nosotros, en lugar de expulsarlo de la tribu, lo abracemos y escuchemos con amor.

Como hacen los niños. Porque los niños saben que cuando juegan a «policías y ladrones», no se persiguen en serio, sino que solo es un juego. Los niños saben que cuando el juego termina y mamá nos llama para ir a tomar la merienda, todos volvemos a ser, sencillamente, amigos.

¿Lo sabemos nosotros?

©Flavia Carrión (Publicado originalmente en el newsletter, año 2009)

www.flaviacarrion.com.ar

flaviacarrion@gmail.com

Esta entrada fue publicada en Sabiduría Ancestral, Trabajo Interno y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Inocencia

  1. Nadia dijo:

    Excelente y muy atinado en este día!

    Muchas gracias por compartir!
    besos

  2. elsa dijo:

    Que hermosa palabras Flavia ..gracias desde mi corazon . muchas gracias !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>