Despedir a un compañero de cuatro patas.

Los amamos. Son parte de la familia. Y cuando se van, sentimos un dolor profundo.

Los extrañamos. Dudamos acerca de volver a empezar un vínculo con un nuevo compañero de cuatro patas.

Nuestra sociedad no tiene en consideración lo que sucede a nivel espiritual con estos lazos y por eso -cuando parten- nos quedamos sin saber que hacer.

En esta nota te recomiendo algunas pautas que te pueden ayudar a transitar ese momento.

  1. Plegaria de despedida. Inspirada en las antiguas prácticas de la sabiduría ancestral, esta plegaria puede leerse en cualquier momento, cuando sintamos la necesidad de despedirlos. El momento de la partida puede haber sido reciente o lejano. Lo importante es que nos conecta con el sentido del viaje mas allá de la vida física:

“Hermano animal: honro los caminos que transitaste en vida.

Te deseo un buen viaje a los brazos del Gran Espíritu.

Que los guardianes de las cuatro direcciones te acompañen,

mientras tu cuerpo alimenta a la Madre Tierra.”

2. Un altar para honrarlo. Puedes crear un lugar en la Naturaleza o en el interior de tu casa donde preserves los recuerdos de su paso por el mundo. Fotos, juguetes que le pertenecieron o cualquier elemento que te lo recuerde. Coloca también objetos de la Naturaleza para mantener la energía de ese altar muy orgánica. Mantenlo armado unos días, luego desarmalo. Puedes guardar todos los objetos en una caja y devolver los que son naturales a la Madre Tierra, como símbolo de nuestra conexión sin fin con la Naturaleza.

3. Plantar un arbol en su nombre. Esta es una excelente manera de dar continuidad a su existencia, a través de otro ser vivo, maestro de gran sabiduría, que a su vez dará su medicina para otros. Es buena idea hacer esto cerca de tu casa, para que el acto de cuidar al arbol en crecimiento pueda convertirse en una ceremonia en recuerdo de tu amigo por si misma.

4. Brindar tu tiempo para cuidar a otros animales. Todos somos familia, por lo que lo que damos a uno repercute en el espíritu de todos. No hay nada mas hermoso que agradecer a tu amigo que partió ayudando a sus hermanos y hermanas de especie, así como a otras especies a estar mejor en el mundo. Puedes, por ejemplo, acercarte a un refugio de animales para apadrinar a otros compañeros de cuatro patas que aun no han encontrado una familia.

5. Crear algo en su nombre. Si te gusta escribir, puedes comenzar un blog en su memoria. Si te gusta pintar, puedes realizar una serie de cuadros especialmente dedicados a su recuerdo. Crear da vida nueva. Acompaña este momento, mas allá de tus lágrimas, con nuevas sonrisas y un nuevo comienzo.


(Si te gustó esta nota, compartela con aquellos que en este momento están transitando una situación así.

Sígueme en Instagram para mas recursos de sabiduría natural para tu vida cotidiana. )

2 comentarios en “Despedir a un compañero de cuatro patas.”

Responder a Maria Silvia Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *