La medicina mas antigua para prevenir enfermedades


descalzos
Caminar descalzos es la medicina mas antigua que existe.

Cuando caminamos descalzos “conectamos” con la Tierra, pero no creo que siempre tengamos claro lo que este “conectar” implica.

La Tierra y el cuerpo humano son conductores de electricidad. La Tierra es rica en iones eléctricos negativos y así también nuestro cuerpo. 

Los iones negativos son saludables para nosotros. Mantienen nuestro balance orgánico, nuestra armonía emocional y nuestra conciencia despierta.

En cambio, los iones positivos (no te dejes engañar por su nombre) no son buenos para nosotros.

Promueven los procesos inflamatorios, que resultan ser la causa de la mayoría de las enfermedades, generan acidez en la sangre y generan daño acelerado en las células.

Y adivina dónde se producen en abundancia estos iones positivos tan perjudiciales…

Si, acertaste. En nuestras ciudades. Están por todos lados. Las fuentes mas perniciosas son los teléfonos celulares, los televisores, los hornos microondas, los vehículos, en fin, lo que nos rodea permanentemente.

Pero nuestra situación se agrava debido a caminar todo el día con zapatos o zapatillas. Las suelas de goma, plástico o cualquier material no natural, nos aíslan de la Tierra, impidiendo el fluir natural de los iones negativos que nos ayudarían a recuperar el equilibrio.

Los maestros de la sabiduría ancestral nos dicen: “no te separes de la Tierra“. Cuanta razón tienen.

Caminar descalzos nos devuelve el equilibrio eléctrico en nuestro cuerpo entregándonos una medicina natural. Pero además reordena el ritmo circadiano, nuestro ciclo vital interno, por lo que empezamos a dormir mas relajados y liberamos el estres mas rápidamente.

Por otra parte, las terminales nerviosas que existen en la planta de los pies se ven activadas por el andar descalzos sobre la tierra, y como se encuentran conectadas con todo nuestro cuerpo, conducen estímulos muy sanadores a todos nuestros órganos.

Nos ayuda, además, a desarrollar un mejor estado de alerta, despertando sentidos que teníamos dormidos e inundando todo nuestro ser con la clara experiencia de volver a ser nosotros mismos.

Pruébalo por unos días. Comprueba como cambia tu estado de salud y tu ánimo.

piesAl salir de tu trabajo o en el momento del día que elijas. Toma al menos 10 minutos para caminar descalzo por una plaza o en tu propio jardín. Un césped húmedo es la mejor opción porque te permitirá conducir mejor la carga iónica desde la Tierra a tu cuerpo.

Recuerda agradecer el momento, cuando lo hagas. De esa manera, tu alma se alineará con el cuerpo en el proceso y podrás convertir la experiencia en un momento sagrado, trascendente.

Caminar descalzos es una medicina natural, gratuita, fácil de administrar y con millones de años de efectividad comprobada.

No dejes de tomar tu dosis diaria.

No te separes de la Tierra.

Flavia Carrión

separador

Sumate a nuestras Caminatas Conscientes!

Son gratuitas y en distintas partes del país

https://www.espiritualidadnatural.com/caminatas-concientes

escuela@espiritualidadnatural.com

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>